¿Qué es DisCamino?


_MG_1840

 

¿Cómo nace DisCamino?

La historia de DisCamino empieza en agosto de 2009 cuando Gerardo, un muchacho sordo-ciego de Vigo, hizo su primer Camino de Santiago pedaleando sobre un Copilot, triciclo tándem de origen holandés que un alma caritativa decidió donar para que pudiera cumplir su sueño.

Una vez en la plaza del Obradoiro, cuando la ruta había llegado a su fin y los que habíamos acompañado a aquel entusiasta “peregrino aventurero” nos felicitábamos por haberla terminado sin percances, Gerardo pronunció unas palabras que nos marcaron profundamente: “Javier, busca a más personas con problemas como yo para hacer el Camino muchos años”.

Acababa de nacer DisCamino.

mapa

 

LOGO DISCAMINObaja

¿Qué es DisCamino?

DisCamino se convirtió en nuestra herramienta para lograr que cualquier persona discapacitada pueda disfrutar de todo lo que la peregrinación ofrece a cualquier otro peregrino del camino.

Pero DisCamino no sólo es la ruta, es la preparación física y mental necesaria para llevar a cabo este reto; es el compañerismo que surge en los retos compartidos, es la ilusión de implicarse en algo que cambiará tu vida y la llenará de significado; es el día a día de muchas personas que, aunque nunca vayan a poder pedalear, tienen necesidad de algo, o de alguien, que les ayude o acompañe en su paso por este mundo.

 

El desorden de los sentidos

En 2012, Javier Luque y su hijo Antonio, con parálisis cerebral, recorrieron el Camino de Santiago en triciclo, desde Roncesvalles, y se produjo el documental.

El documental “El desorden de los sentidos” nos embarca en un viaje de conocimiento que atraviesa nuestros cinco sentidos para mostrarnos la realidad del mundo de Antonio y Gerardo, dos jóvenes discapacitados que se enfrentan a la ruta francesa del Camino de Santiago en bicicleta. Con la ayuda de familiares y amigos, nuestros protagonistas nos muestran que el verdadero camino sigue mucho más allá de Santiago de Compostela.

Un viaje de conocimiento a través de nuevas formas de percepción de la mano de Antonio y Gerardo, dos jóvenes discapacitados que hacen el Camino de Santiago en bicicleta.